16 C
Cordoba
lunes, 19 abril, 2021

En el cuarto trimestre de 2020, la tasa de ocupación continuó recuperándose y la tasa de desempleo cayó un 16,1% hacia finales de año, mejorando las previsiones del gobierno.

No te pierdas

El número de ocupados aumentó de octubre a diciembre en 167.400, lo que representa un aumento del 0,9% trimestral, hasta 19.344.300, según la Encuesta de Población Activa (EPA) difundida hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que corresponde al indicador de la segundo trimestre de 2018.

Este crecimiento es el segundo más grande desde 2005 en el cuarto trimestre y permite la recuperación continua de puestos de trabajo perdidos durante el primer semestre del año como resultado del impacto de COVID-19. Sobre una base ajustada estacionalmente, el crecimiento de la ocupación fue de 1.3%, aunque COVID-19 tuvo un efecto distorsionador sobre la composición estacional de la serie, por lo que estos datos deben interpretarse con mayor cautela. En el último trimestre, la dinámica del empleo femenino también fue positiva: se crearon 151.800 puestos de trabajo.

En el segundo semestre del año se restableció el 55% de los puestos de trabajo destruidos en los primeros meses del año, se crearon 737,1 mil puestos de trabajo, y para todo el año el número de ocupados disminuyó en 622,6 mil personas.

La recuperación del mercado laboral también se refleja en el crecimiento en el número de personas activas, manteniendo el impulso positivo iniciado en el trimestre anterior, con un aumento adicional de 164,300 personas en los últimos tres meses, lo que indica una estabilización práctica sobre una tasa anualizada. base. términos anuales (disminución del 0,4%).

El total de horas efectivas continuó recuperándose en el cuarto trimestre, con un aumento del 10,1%, lo que llevó a un aumento del 26,7% en el segundo semestre en general.

Casi el 10% de los empleados trabajaron desde su propia casa durante más de la mitad de los días, según la EPA, un poco menos que el trimestre anterior, pero el doble del promedio de 2019 de 4.8%.

Este aumento de la población activa y ocupada se produjo simultáneamente con una disminución del número de parados en 3.100 (-0,1%) hasta 3.719.800. Sobre una base desestacionalizada, la variación trimestral es de -1,6%. Así, la tasa de paro cerró 2020 en el 16,1%, lo que supone un incremento de 2,3 puntos en 12 meses, y para el conjunto del año fue del 15,5%.

Esta tasa de desempleo es 1,6 puntos superior a la previsión para el escenario macroeconómico del Presupuesto Nacional para 2021 (17,1%) e inferior a las previsiones de todos los analistas, organismos nacionales e internacionales.

La dinámica positiva del empleo en el segundo semestre del año, cuando se levantaron las medidas más duras para reducir la movilidad para mitigar el impacto de la pandemia, restableció el 55% de los puestos de trabajo perdidos en el primer semestre del año. Así, para el conjunto de 2020, el número de ocupados disminuyó en 622,6 mil personas (-3,1%), y el número de parados aumentó en 527,9 mil (16,5%).

Además, en el cuarto trimestre el número de asegurados ausentes por ERTE y paro parcial por motivos técnicos o económicos se estabilizó en torno a los 900.000.

Sectores y comunidades autónomas

El aumento de la utilización en el cuarto trimestre fue común en todos los sectores. El mayor crecimiento se registró en el sector de servicios, que empleó a 79.600 personas, seguido de la agricultura con 51.000 y la construcción con 30.900.

Sobre una base anualizada, el empleo disminuyó en todos los sectores de actividad, lo que afectó especialmente al sector servicios: una disminución de 537.100 personas, seguido de la industria con una disminución en el número de empleados en 70.100 y la agricultura de 11.800.

En las comunidades autónomas el comportamiento fue desigual: en algunas regiones el empleo aumentó, mientras que en otras disminuyó. Los mayores incrementos se registraron en Andalucía, donde se emplearon 97.800 personas, Madrid (62.100 personas) y Castilla-la Mancha (22.300 personas). En cambio, Baleares registra una pérdida de 50.000 puestos de trabajo, seguida de la comarca de Mercia, con 4.500 personas menos, y Cantabria, con 3.600 empleados menos.

El año pasado se registraron descensos del empleo en todas las Comunidades Autónomas, a excepción de Extremadura, Melilla, la Mercia y La Rioja. El empleo descendió en Cataluña, donde hay 137.600 trabajadores menos, en Canarias – 112.800 y la Comunidad de Madrid – 107.000 menos.

En cuanto a los tipos de contrato, la creación de empleo entre los trabajadores con contrato temporal fue más intensa en el cuarto trimestre: se emplearon 107.200 personas más, frente a 26.300 con contrato indefinido. Sobre una base anualizada, las mayores pérdidas de empleo también se produjeron entre los trabajadores temporales: 9% y 397.100 puestos de trabajo.

Las mejoras en el mercado laboral en los últimos meses del año han traído más beneficios a las mujeres: se emplearon 151.800 personas más que los hombres, un aumento de 15.600 personas. Sobre una base anualizada, la caída del empleo también es mayor entre los hombres, con 338.800 ocupados menos que las mujeres, que tuvieron una reducción de 283.800.

Desempleo

Durante el cuarto trimestre, el número de parados se redujo en 3.100, lo que eleva el número de parados a 3.719.800.

La tasa de paro descendió en el cuarto trimestre y se situó en el 16,1% a final de año, 0,13 puntos menos en el trimestre y 2,3 puntos más interanual. Esto se traduce en una tasa de desempleo media global para 2020 del 15,5%, muy por debajo de las previsiones de todos los analistas y organizaciones, 1,4 puntos por encima de la media de 2019 y en línea con 2018.

El paro descendió en el último trimestre en todos los sectores, especialmente en el sector servicios (113.600 menos), agricultura (23.300) e industria (6.400 menos). El desempleo de larga duración está aumentando (entre los que perdieron su trabajo hace un año) en 172.500 personas, y entre los que buscan su primer empleo, está disminuyendo en 29.800 personas.

Sobre una base anualizada, el sector de servicios experimentó el mayor aumento en el desempleo: 297,500 desempleados más, y entre los que perdieron sus trabajos hace más de un año, otros 197,700 desempleados.

En las comunidades autónomas en el cuarto trimestre el paro descendió en la mayoría de las comunidades autónomas. La mayor reducción se produjo en Andalucía, donde los parados aumentaron en 21.100 personas, en Valencia (en 24.800 personas) y en la comarca de la Mercia (en 16.800 personas menos).

Sobre una base anualizada, el paro aumentó en casi todas las comunidades, a excepción de Extremadura, donde el número de parados disminuyó en 12.200, en la comarca de Mercia (en 5.500) y Melilla (en 800 menos). El mayor incremento se produjo en Cataluña, 132.100 personas, seguida de Madrid, donde había 127.700 parados más, y Andalucía, 83.400 personas.

El número de parados aumentó durante el trimestre en 25.900 entre las mujeres y disminuyó en 29.000 entre los hombres. Así, la tasa de desempleo de las mujeres es del 18,1 por ciento, 3,4 puntos superior a la de los hombres.

Sobre una base anualizada, el desempleo también aumentó más entre las mujeres: había 305.600 desempleados más en comparación con 222.300 hombres que perdieron su trabajo.

En el caso de los jóvenes, colectivo especialmente afectado por el paro, el número de parados se redujo en 50.000 en el cuarto trimestre. En general, para el año, el paro aumentó en 109.600 personas en el grupo de 16 a 24 años. La tasa de desempleo juvenil en el cuarto trimestre fue del 40,1%.

Es noticia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Ultimas Noticias