14 C
Cordoba
viernes, 23 abril, 2021

Jesús Nazareno despierta la fe de Lucena en un imparable Viernes Santo

No te pierdas

Segundo Buen viernes Alarmado por la pandemia, nuestro Padre regresa para siempre al camino púrpura de Lucena. Desde la Llaneta de la Capilla, desde la Llaneta de la Capilla, desde la Llaneta de la Capilla, hasta cada corazón, el fervor nacional inherente a cada alma que nutre su confianza en el Señor ha difundido los verdaderos símbolos y sensaciones únicas de las estaciones que lleva el Nazareno antes de sus efímeros entierros.

Si el Jueves Santo en sí es Semana Santa, el Viernes Santo corona las emociones de Lucena. El letargo termina a las seis de la mañana, y los sueños y las oraciones irrumpen temprano en la mañana sin fondo.

El Viernes Santo se trata de súplicas interminables, lágrimas estancadas en la garganta y la felicidad de una convivencia única de familiares y amigos. El Viernes Santo, una mujer se pone una bata; a hermano de jesusmayor de 40 años, quiere tener una junta de percalina en casa; y el niño, inocente, estaba siempre atado a la mano de su padre. El Viernes Santo se infiltra irresistiblemente en los hogares de fieles y desconfiados, redefiniendo prioridades y confianza.

El final del toque de queda el 2 de abril marcó la hora bendita en el reloj lucentiano. A tambores recorrieron distintas zonas del municipio y remplazaron el sonido de la salida de Jesús Nazareno, el torralbo agitó unas entrañas predispuestas, y un golpe contundente de Antonio Nieto confirmó que las puertas se estaban abriendo.

La tradición, la oración y la preocupación fluyeron en el barrio. La capillita y San Pedro Mártir, donde Jesús con su Cruz miraba y esperaba a sus fieles. El amanecer de la mañana animó a quienes siguieron la ruta de la cera a sellar la presencia divina y humana.

Dos años después, en un lapso de tiempo interminable, velas Uniformes amarillos a juego con la gente de los peregrinos, iluminaban la confluencia de San Pedro, Curados y Lamerina, y algún hábito de hermano esparcido entre los devotos devolvería la coherencia a un futuro impredecible.

A olor inconfundible Desde la Pasión en Lucena, huyó deliberadamente fuera del templo, que se inauguró en 2014. Incienso que envuelve a Lucena con su miedo y su confianza; miedos y testimonios; duelo y refugios.

Una organización de gobierno diligente y una misión de protección civil voluntaria insustituible han llegado a un acuerdo cuantificado mil… Cuando Jesús Nazareno tuvo que caminar entre la multitud desde el Paseo del Coso hasta La Purísima, la fila ocupó todo el tramo de la calle San Pedro.

La ayuda fue forjada a partir de perfiles sin fin… La irregularidad de los itinerarios en cualquier Viernes Santo ajetreado representa la innumerable desigualdad de las personas que acuden a las plantas del Señor.

Dos ángeles, vestidos de hermanos de Jesús, y un ramo de flores de los tambores muertos esperaban el altar, encabezado por el Nazareno, frente a San Juan Evangelista, María Magdalena y Santa Verónica. A SocorroSiempre atento y devoto de la Madre de Dios, se elevó sobre el escenario desconocido. Y, como lo ha hecho durante siglos, La Capillita, en una urna escondida y habitada, ha absorbido las promesas e intenciones que el Señor cuidará y protegerá hasta el Viernes Santo de 2022. público, y la bendición universal terminó con un día invencible.

Es noticia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Ultimas Noticias