9 C
Cordoba
miércoles, 12 mayo, 2021

La solidaridad se duplicó en Córdoba en el año del coronavirus

No te pierdas

Córdoba está cerrando uno de sus años más auspiciosos, a pesar de la crisis del Covid-19 o, en otras palabras, tocada por las secuelas de la crisis económica de la pandemia, que comenzó después de que se anunciara la restricción en marzo. A partir de ese momento, los gestos de solidaridad con las personas más vulnerables cayeron como una cascada entre los cordobeses, empresas y asociaciones que se preocupan por estas personas.

La temporada navideña en sí es la época más favorable del año. Muchas empresas estatales y las principales asociaciones humanitarias han estado trabajando durante mucho tiempo estos días en iniciativas como la recolección de juguetes, el cuidado de las personas sin hogar y la distribución de alimentos a las familias, en cuyo caso la pandemia duplicó las causas.

La Empresa Municipal de Alcantarillado de Córdoba ha cumplido con sus colecta anual de juguetesque en 2020 duró del 10 al 19 de diciembre en casi todos los distritos de la ciudad y recogió un total de 14.000 juguetes, casi el doble de los 8.000 juguetes distribuidos el año pasado.

Uno de los profesores de Sadeco, Javier Torres, explicó que los juguetes fueron desinfectados y puestos en cuarentena durante 72 horas en una sala de educación ambiental en la sede de Sadeco. Luego de completar este proceso, se procedió a evaluar el estado de conservación de cada artículo, lo organizaron y empaquetaron para su distribución entre los distintos sitios.

“A pesar de todas las dificultades y gracias al esfuerzo de la gente de Córdoba, la recaudación fue un éxito rotundo”, dijo el presidente de Sadeco, David Dorado, quien atribuye los resultados a la solidaridad generada por la pandemia. Finalmente, los juguetes se repartirán entre la Fundación Don Bosco, Cáritas, Autismo Córdoba y la Fundación San Juan de Dios.

Caritas Diocesana de Córdoba Este año, a través de diversos programas, ha atendido a 40.000 personas, lo que corresponde a aproximadamente 14.000 familias. En su mayor parte, nunca tuvieron que pedir ayuda, por lo que la organización triplicó sus estadísticas al respecto.

EN Vagabundo Ya hay 324 personas en Córdoba, al menos 64 más que el año pasado, cuando simultáneamente curaron a 260 personas sin hogar que son particularmente vulnerables este año por el coronavirus y las demandas de «quedarse en casa».

Su campaña de Navidad Hazlo, hazlo venir tiene como objetivo intentar incrementar los ingresos y también seguir dando la bienvenida a la gente a través de diversos programas en Córdoba. Para ello, facilitaron un número de cuenta bancaria y Bizum para donaciones, que se puede consultar en su web.

Una de las imágenes más tristes que quedan de COVID-19 es una imagen llamada colas hambrientas… Córdoba no ha escapado a esto, y Prolibertas también ha puesto todo su empeño en el programa de comidas, que ya ofrecen al menos 165 personas a la semana en una cafetería de la calle Sagunto. La demanda ha crecido un 50% desde finales del año pasado.

La pandemia también ha obligado a la fundación a volver a cuidar a las familias, y en promedio entregan alimentos y otros paquetes de alimentos a 18 familias que recogen a unos 55 beneficiarios cada semana. Para ello, reciben donaciones de muchas empresas, así como de particulares que llegan con paquetes de alimentos frescos y no perecederos a la sede de la fundación.

es él Banco de comida Este año también alcanzó una significación histórica en una gran colección, a pesar de los cambios que sufrió y el paso a las donaciones online, recaudaron un total de 303.418 €, superando la colección del año pasado.

La solidaridad floreció en cuarentena

A través de una variedad de actividades recreativas, asistencia con la compra, entrega a domicilio e incluso la confección de miles de máscaras, los gestos de solidaridad se multiplicaron y se volvieron más creativos a medida que pasaban los días de cuarentena.

“Si puede, déjelo a quien lo necesite; si es necesario, tómalo «. Así decía el cartel que dos vecinos de Santa Rosa, Francisco Reyes y José Maria Baena, colgaban en determinados puntos estratégicos (cerca de comercios y supermercados) junto a cestas, donde la gente, luego de realizar una compra, dejaba algunas producto para los más necesitados. Esta fue una de las reacciones del distrito ante el colapso de los servicios y asociaciones sociales que se produjo en Córdoba en marzo y abril. Para abril ya habían instalado seis en la zona de Valdeolleros, tres en Levante, tres en Fátima y lo mismo en Ciudad Jardín, para un total de 15 puntos en toda Córdoba.

Esta asistencia fue puntual y se detuvo luego de la cancelación de la detención. Sin embargo, aparecieron otros. Este es el caso Sector Solidario Sur, un grupo de jóvenes que se organizaron para recolectar alimentos y necesidades básicas para sus vecinos porque, en sus palabras, «solo la gente salva a la gente». De momento, han cubierto a más de 80 personas y recogido más de 100 kg de productos.

Así, se demuestra que Córdoba vivió uno de los años más difíciles, pero también el más favorable en mucho tiempo.

Es noticia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Ultimas Noticias